Un pueblo en extraordinaria expansión crecía sin límites a principios de siglo. La I Guerra Mundial y la vecindad de gibraltar fueron para La Línea fuente de vida para prosperar como nunca.