modulo menu principal

fase ray

cuerda1

anuncio portfolio

Cuarto asedio a Gibraltar

Alfonso XI pone sitio a Gibraltar, siendo éste el cuarto asedio. Sierra Carbonera, el río Palmones, el rio Guadarranque y el istmo son escenarios bélicos claves. Se crea un foso en el istmo como primera construcción militar en La Línea.

El inicio

Conocedor de la total pérdida de Gibraltar hacía tan sólo unas semanas en el tercer sitio, inició el camino al cuarto sitio de la Plaza. Cuando su hueste se desplazaba por Sierra Carbonera y siendo informado con antelación de la presencia de enemigos capitaneados por el príncipe Abdelmalek que podían atacarle con su ejército de 6000 caballos y otros miles a pie al iniciar el descenso de la sierra por la cara suroeste. Alfonso XI temiendo un ataque a su retaguardia, ordenó avanzar a su vanguardia hacia los arenales del istmo y a sus flancos bordear la sierra para atacar a los infieles por la espalda mientras la retaguardia se volvía contra ellos. Debían perseguirlos en su huida hasta llegar al río Guadarranque.

tercer compressorEfectivamente , las tropas moras al iniciar el ataque bajando desde la sierra lanzando horribles gritos, la retaguardia se giró contra ellos con fiereza. Los moros comenzaron la huida hacia la cresta de Sierra Carbonera donde se encontraron con el ataque del marqués de Calatrava y los Concejos del Obispado de Jaén que dieron muerte a 500 enemigos.

Todos los demás huyeron hacia Algeciras siendo perseguidos. En plena exaltación bélica, las tropas cristianas incumplieron las tropas del rey al cruzar el río Guadarranque y llegando hasta el río Palmones donde los musulmanes apoyados por tropas de Algeciras, detuvieron a los cristianos. Alfonso XI ante la sorpresa del incumplimiento de las órdenes de sus soldados se vio obligado a enviar caballería y ballesteros en apoyo de los perseguidores. Finalmente las tropas volvieron al real, establecido donde actualmente se ubica la zona del campo neutral, parte del istmo usurpado por Gibraltar y el parque “Reina Sofía” (250.000 metros cuadrados), e iniciando así el cuarto asedio.

tercer sedio compressorUna isla estratégica junto a Gibraltar

Leyendo las crónicas de Alfonso XI, en relación al cuarto sitio, hace clara referencia a una isla que estaría ubicada en la cara sur de la Roca y que fue ocupada por las tropas cristianas para enviar soldados al monte e iniciar ataques estratégicos.

En diversas obras históricas sobre Gibraltar, se pierde cualquier mención a esta isla. D. Manuel López Fernández (profesor de Geología de la UNED) otorga veracidad científica a la hipótesis de la existencia de tal isla en el siglo XIV, que desaparecería bajo las aguas en fechas posteriores. Teniendo en cuenta este estudio, nos apoyaremos en él para relatar el asedio.

Alfonso XI decidió atacar por varios frentes la plaza a conquistar, para lo cual envió tropas en barcos a ocupar una pequeña isla próxima a Gibraltar y desde allí comenzó el trasporte de las tropas al Peñón. A medida que los barcos realizaban los viajes de traslado, los soldados que iban llegando a tierra subían al monte sin esperar a los siguientes. Este exceso de confianza fue aprovechado por las tropas sitiadas, que iniciaron un rápido ataque a un grupo de soldados que acababan de desembarcar. Muchos de los atacados huyeron nadando, pero sin alcanzar embarcación alguna perecieron ahogados. Otro importante número de soldados murieron en la lucha junto a los nobles Rui López y Fernán Yañez de Meira, quedando el resto de las tropas aislados en el monte.

Ante la escasez de víveres en las tropas cristianas. Alfonso XI decidió levantar el sitio al no poder auxiliar a los aislados del monte. Cuando marchaban y habiendo avanzado sólo una legua,divisaron las velas de los barcos que llegaban con las provisiones que tanto necesitaban. El cerco se volvió a asentar.

Lo primero que hicieron los cristianos fue asentar un real en el Peñón, en la “tierra colorada”, liderando la misión personajes como D. Jaime de Xerica, Garcilaso de la Vega, Gonzalo Ruíz y Sancho Sánchez Roxas. Una vez establecido el real, bajaron y se les unieron los que estaban aislados en el monte. Posteriormente ocuparon una peña desde la que dominaban la torre mayor de la plaza y donde ubicaron 3 máquinas: dos para atacar la torre y otra para atacar a las galeras que se aproximaran a puerto.

Tan dura era la batalla, que muchos cristianos desertaban y en su huida eran apresados por los moros para ser vendidos en Algeciras a bajo precio, por 1 dobla.

Un foso en el istmo

Uno de los momentos de máxima tensión fue cuando el rey de Granada apareció por Sierra Carbonera y asentó su hueste en las faldas de la misma. De pronto los sitiadores se convirtieron en sitiados. Para defenderse, el monarca castellano ordenó cavar un foso en la arena del istmo desde la playa de poniente hasta la de levante. Según el Doctor en Historia D. Manuel López Fernández, estaría ubicado en la línea que marcan las calles Jardines, Méndez Núñez y Sol. Este foso es considerado la primera obra militar en el istmo.

En los días próximos se produjeron provocaciones y amagos de ataques por ambos huestes sin que se produjera batalla alguna. La estrategia de Alfonso XI era, sólo en caso inevitable, la de atacar rebasando el foso por las orillas de las dos playas y un tercer grupo, que el mismo rey acompañaría, saldría desde el centro. Tan solo cabe destacar un ataque que iniciaron los infieles desde Sierra Carbonera con la caballería con la intención de llegar a la playa de poniente y seguirla hasta el foso. Este movimiento de tropas fue advertido por tropas cristianas que estaban cerca de Algeciras, que a galope les cortaron el paso y muriendo varios musulmanes y su capitán.

En esta situación terminó este asedio por un tratado de paz firmado por 4 años.

anuncio contentbotton

RETROFOTOGRAFÍAS

Últimas retrofotografías de La Línea

NUESTRA WEB

Valores, filosofía, objetivos...

¿Quiénes somos?

Un pequeño grupo de linenses preocupados por la investigación de nuestra cultura y su difusión.

¿Qué perseguimos?

Se trata de un proyecto nacido el 28 de febrero de 2013 sin ánimo de lucro, que quiere convertir el valor cultural de La Línea en sentimiento de pertenencia para los linenses y una fuente de riqueza económica.

Nuestra diferencia

Vemos y mostramos La Línea desde lo positivo, descubriendo su riqueza y fijando la mirada en el futuro. Rechazamos la gente tóxica.

Nuestros contenidos

Los artículos de esta web son de elaboración propia, fruto de una labor investigadora. Están registrados legalmente en la Propiedad Intelectual, por tal motivo nadie tiene autorización para copiarlos. Para ser usados por algúna persona, debe ser bajo permiso del administrador de esta web. 

 

JoomBall - Cookies