modulo menu principal

fase ray

cuerda1

anuncio portfolio

Revolución de 1868 y la segregación de La Línea

Por una parte, las duras prácticas políticas de los Gobiernos Moderados de Narváez y González Bravo, y por otra, la crisis económica, social y política de 1866, dieron lugar al “Pacto de Ostende” entre demócratas y progresistas. El objetivo que se planteaba, era el derrocamiento de la reina Isabel II y el nombramiento de una asamblea constituyente, bajo un gobierno provisional elegido por sufragio universal. Este pacto tuvo respuesta a través de la Revolución de 1868, conocida por los progresistas como “La Gloriosa” por haber alcanzado los objetivos perseguidos.

El almirante Juan Bautista Topete, partiendo desde Londres hacia Cádiz, pasando por Gibraltar, posicionó sus barcos en línea de combate en la Bahía de Cádiz. Bajo la orden de “abrir fuego”, los navíos dispararon sus cañones el 17 de septiembre de 1868, a la vez que se difundían las bases del pronunciamiento militar entre la población.

La respuesta militar fue rápida y decisiva. Ese mismo día, las tropas de San Fernando apoyaban la sublevación y al día siguiente, las de Cádiz procedían de igual modo, poniéndose a disposición del almirante Topete y el general Prim. El día 19 de septiembre se constituyó la Junta Revolucionaria Provisional en Cádiz, la cual manifestó de manera anticipada que la provincia al completo se encontraba levantada en armas, negando obediencia al gobierno residente en Madrid.

prim topete junta revolucionaria 1868El día 21 de septiembre de 1868 se declaró en Algeciras el pronunciamiento militar y al día siguiente ocurría lo mismo en San Roque. En esta última población, en cuestión de horas se formó una Junta Revolucionaria Provisional, que nombró a otra de carácter permanente, provocando así la dimisión del alcalde D. José Infante Herrera. La Junta fue reconocida por sufragio universal el día 11 de octubre. Isabel II abandonó España el 30 de septiembre.

Conviene recordar que en 1868, el término municipal de San Roque lo componían los núcleos poblacionales de Campamento, Puente Mayorga, Guadiaro, La Línea y los “despoblados” de Guadarranque y Tunara. De todos ellos, el más importante por el número de habitantes y asentamiento estratégico respecto a Gibraltar, era La Línea.

Los objetivos principales que perseguían las Juntas Revolucionarias en general, y particularmente la de San Roque, eran: guardar el orden público, abordar aspectos religiosos y regular criterios económicos.

En cuanto al aspecto económico, el trabajó abordó la legislación recaudatoria, llegando a sustituir el “impuesto de consumos” por otro de carácter familiar basado en las características de la vivienda y el número de individuos que la componían. Se evitó la venta de Sierra Carbonera y fue demandada popularmente la expropiación de dos dehesas, hecho que no llegó a ser consumado.

En cuanto al tema religioso, fueron brutales las decisiones que tomaron por los junteros en España, especialmente en las grandes ciudades: expulsiones de órdenes religiosas, exclaustraciones, expropiaciones, derribos de conventos, cierre de colegios, apropiación de fondos de hermandades y parroquias… Paradójicamente, esta revolución con intención de potenciar libertades, persiguió de modo irracional la libertad religiosa. En San Roque, se obligó a sus ciudadanos a retirar imágenes de culto de las fachadas, calles y plazas en un plazo de cinco días. En este mismo sentido, fueron usurpados 800 reales de la Hermandad de las Ánimas y 2000 reales del dinero destinado al pago cuaresmal.

El tema que priorizó la Junta Revolucionaria de San Roque, fue la de mantener el orden público en los primeros días de la Revolución, donde la incertidumbre y el miedo estaban tan presentes. En este importante asunto, La Línea por su cercanía a Gibraltar debió generar cierta inquietud, no sólo en la Junta Revolucionaria local, sino también en la evolución de la Revolución a nivel global. La proximidad de Gibraltar podía suponer un punto de partida para una iniciativa contrarrevolucionaria, situación que ya se había dado en este siglo. Las noticias que venían de la colonia apuntaban a un rearme de simpatizantes isabelinos y la consecuente ocupación de La Línea como primer territorio a controlar.

i republica prim sagasta lorenzana romero ortiz topete serrano figuerola ruiz zorillaLo sublevados, para controlar esta amenaza y asegurar el orden público, enviaron el 22 de septiembre desde Algeciras a San Roque el Regimiento de Infantería Valencia nº 23; llegan noticias de la compra de armas por los isabelinos para luchar contra el alzamiento desde Gibraltar; el 7 de octubre, la Junta Nacional destina a dos compañías del ejército a San Roque y esta ciudad reclama más armas; retiraron las armas a la Guardia Civil y al cuerpo de Carabineros, que posteriormente fueron devueltas; se creó un servicio de guardia de las casas consistoriales compuesto por 9 personas; hicieron desaparecer el cuerpo de la Guardia Rural, caracterizado por su dureza en el desarrollo de sus funciones; formaron comisiones específicas de orden, compuestas por civiles que patrullaban conjuntamente con miembros del ejército y que darían lugar a la reaparición de la antigua Milicia Nacional, con el nombre de Voluntarios de la Libertad; y por último, se nombraron celadores en los núcleos poblacionales incluidos en el término municipal de San Roque.

La situación creo un contexto de crispación y preocupación en La Línea por varios motivos:

- El asalto del cuartel de la Guardia Civil, produciendo destrozos y decomisando el armamento propio del cuerpo. El día 16 de octubre les fueron devueltas las armas.

- Como consecuencia y a la vez causa, por la difícil situación que se vivía, el celador de La Línea, D. Diego Herrera dimite de su cargo el 5 de octubre, siendo sustituido por D. Juan Cano.

- Desde Gibraltar llegan noticias del clima contrarrevolucionario que se estaba creando en la colonia y la presencia de tropas isabelinas en la Serranía de Ronda.

- El tránsito de exiliados cruzando la frontera procedentes del Campo de Gibraltar.

- El ajetreo que sumó a la aduana con la supresión del fielato, que origino un incremento notable de mercancías procedentes de Gibraltar.

- La gran cantidad de población existente (unos 300 censados y más de 8000 sin censar, “sin cierto control”).

- Un número significativo de detenciones entre la población civil.

Ciertamente, en La Línea existían necesidades y problemáticas que difícilmente podían ser atendidas por el consistorio sanroqueño. Hubo tres aspectos importantes ocurridos en esta Revolución, que hicieron que se planteara con más fuerza desde La Línea, la posibilidad de solicitar su independencia como municipio:

Por una parte, La Línea había sido históricamente zona de jurisdicción militar, condición que fue suprimida por la Junta Revolucionaria. Esto suponía la posibilidad de un desarrollo urbano similar a cualquier otra población con jurisdicción civil. En estas condiciones, sería más fácil que comenzaran a proliferar las viviendas de mampostería, pudiendo albergar una población estable en condiciones de comodidad.

Otro factor importante, fue la decisión de modificar la legislación arancelaria de la aduana en favor de la circulación de productos, que afectaba directamente a los linenses y mejoraba la economía local.

El último aspecto que facilitaría la segregación de La Línea, fue la experiencia de vivir un importante grado de independencia política, económica, legislativa… que daría una percepción de alcanzable progreso con las condiciones revolucionarias y el sentimiento de pertenencia a un grupo con identidad singular. En cualquier aspecto de la vida, las experiencias de hoy son facilitadoras de las futuras, haciendo más fácil conseguir nuevos desafíos. Era este aspecto psicológico, y sociológico en el conjunto de los linenses, lo que terminaría por favorecer la formalización de la solicitud para la segregación respecto a San Roque en 1869. Este proceso concluiría favorablemente en 1870.

Mientras tanto, a nivel nacional, el 8 de octubre se formaba un Gobierno Provisional en España (1968-71) que asumió el poder, y con él, gran parte de las funciones de las Juntas Revolucionarias. Esta época, denominada como “Sexenio Democrático” y caracterizada por situaciones sociales, políticas y económicas conflictivas, prosiguió con el reinado de Amadeo I (1871-73) y con la I República (1873-74).

anuncio contentbotton

RETROFOTOGRAFÍAS

Últimas retrofotografías de La Línea

NUESTRA WEB

Valores, filosofía, objetivos...

¿Quiénes somos?

Un pequeño grupo de linenses preocupados por la investigación de nuestra cultura y su difusión.

¿Qué perseguimos?

Se trata de un proyecto nacido el 28 de febrero de 2013 sin ánimo de lucro, que quiere convertir el valor cultural de La Línea en sentimiento de pertenencia para los linenses y una fuente de riqueza económica.

Nuestra diferencia

Vemos y mostramos La Línea desde lo positivo, descubriendo su riqueza y fijando la mirada en el futuro. Rechazamos la gente tóxica.

Nuestros contenidos

Los artículos de esta web son de elaboración propia, fruto de una labor investigadora. Están registrados legalmente en la Propiedad Intelectual, por tal motivo nadie tiene autorización para copiarlos. Para ser usados por algúna persona, debe ser bajo permiso del administrador de esta web. 

 

JoomBall - Cookies